Represa Cambarí se levantará en el corazón de Tariquía

Escrito por  Redacción Central/El País eN Ene 30, 2017

Mientras el debate se ha hecho más o menos ruidoso entorno a la exploración de hidrocarburos en Tariquía, una de las principales Reservas Naturales de Tarija,

con mayor sigilo avanza la construcción de la represa Cambaría, sobre el río Grande de Tarija y que de acuerdo a las advertencias de diferentes ecologistas que piden mantener el nombre de su institución al margen, afectaría de forma más directa al ciclo vital y ecológico de la Reserva.
El proyecto de la represa Cambarí es un viejo proyecto de la época banzerista, varias veces reverdecido y rechazado, que inicialmente se impulsaba junto a los proyectos de Las Pavas y Arrazayal. Con el nuevo impulso dado por el Ministerio de Hidrocarburos al plan “Corazón Energético de Sudamérica” volvió a ponerse en la agenda de proyectos.
Actualmente se encuentra contemplado en la cartera de proyectos de ENDE Valle Hermoso, una de las subsidiarias de la Empresa Nacional de Electricidad. La misma ubica el proyecto en la confluencia entre las provincias de O´Connor, Padcaya y Caraparí, sobre el curso principal del río Grande de Tarija.
La información técnica que ofrece del proyecto hace referencia a una presa de hormigón de 120 metros de altura, siendo una de las más altas de Boliviam que crearía un embalse de regulación con un volumen total de 1.007 hectómetros cúbicos. Algo así como quince veces la capacidad del lago San Jacinto.
Entre las principales obras civiles e hidro-electromecánicas señala el vertedero, con compuertas, incorporado al cuerpo de la presa, con una capacidad máxima de descarga de 7.200 m3/s, correspondiente a una crecida con periodo de retorno de 10.000 años; el desagüe de fondo con capacidad 100 m3/s, a través de un conducto de 4x 4 m y la conducción: Túnel de aducción de 6,5 m de diámetro y galería blindada de 4,40 m de diámetro, con una longitud total de 300 m.
La planificación indica que el estudio a diseño final estaría listo para septiembre de 2017 y se estima invertir más de 1.600 millones de bolivianos.

Hidrocarburos
Mientras tanto, el debate sobre la exploración de los campos San Telmo y Astilleros, con negociaciones avanzadas con Petrobras según el Presidente de YPFB Guillermo Achá y negadas por el Ministro Luis Alberto Sánchez, que señaló la semana pasada que la autorización se dará mediante consulta previa, se ha enardecido.
El Ministerio insiste en que solo se afectará el 0,03 por ciento de la Reserva y recuerda que Tarija, principal productora de Hidrocarburos del país, vive de la renta petrolera. El propio secretario de Hidrocarburos de Tarija, Boris Gómez Úzqueda publicó ayer su opinión al respecto en una columna publicada en el diario venezolano El Nacional, titulado 2017: Bolivia espera mucho en energía. “En lo ambiental estaremos atentos a la actividad exploratoria en el área –sensible para Tarija– denominada Tariquía. Creemos en equilibrios entre explorar con velar el entorno ambiental”.
El mecanismo de consulta previa esconde una particularidad, pues la ley 3058 reconoce para el Gran Chaco el 45 por ciento de toda la renta petrolera que corresponda al departamento de Tarija. Sin embargo, la reserva de Tariquía se despliega mayoritariamente sobre la provincia de Padcaya.
Si no se modifica la Ley, el 45 por ciento de la renta que pudiera surgir de los pozos de San Telmo y Astilleros se irían al Gran Chaco y no a Padcaya. En ese contexto, tanto los habitantes de Bermejo, Entre Ríos (en situación similar respecto al megacampo Margarita) y Padcaya han conformado una comisión que intenta modificar esa regulación para garantizar que el porcentaje se asigna al municipio productor. No parece probable que los pobladores de la Reserva y el municipio concedan autorización sin que se modifique esa normativa, y tampoco parece probable que Petrobras acceda a una firma “inminente” como calificó Achá de un proyecto que podría contar con el veto de las comunidades con las que se realizará la consulta previa, como señaló el ministro Sánchez.
En el Gran Chaco las diferentes autoridades se han pronunciado para criticar el intento de modificar la distribución de regalías, que consideran fue producto de un consenso en un momento delicado para compensar las décadas de olvido de un territorio tradicionalmente castigado.